Gaumont y el sonido en el cine

Si bien las fotos parecen ser de un rudimentario sistema estereofónico, no lo son. Lo que se ve en ellas es un sistema de amplificación para teatro ideado en 1910 por el ingeniero francés Leon Gaumont.

Este dispositivo resolvía dos problemas acuciantes para el mundo del cine de esa época.

El primero era que la cada vez mayor duración de las películas ponía en problemas a la banda sonora debido a la corta duración de los discos de gramófono. De ahí la idea del doble sistema, que permitía ir acopando discos en cadena del mismo modo que se hace todavía hoy en día con los rollos de película.

Pero es la solución del segundo problema lo que hace realmente curioso al dispositivo. Estaba dotado de un "amplificador de aire comprimido" al que Gaumont llamó "Eglephone" que generaba un volumen de sonido de 120dB, suficiente para una sala con 4000 espectadores. Esto sucedía 4 años antes de que Lee de Forest inventara la grilla de control y la agregara al diodo de vacío, dando comienzo a la era de la amplificación electrónica.

El desarrollo del Eglephone es prácticamente simultáneo con el del Auxetophone de la Victor Talking Machines basado en las patentes de Short y Parsons, por lo que resulta difícil atribuir con certeza la paternidad del invento, pero, de cualquier modo que fuere, resultaba realmente impresionante para la época.

Otro dato curioso en que en nuestros días esta tecnología se utiliza para verificar si los motores de reacción de cohetes son capaces de soportar la violencia mecánica que implica el sonido que ellos mismos generan que es de 165dB. Sí, a esa presión acústica llega un amplificador de aire comprimido.

Si se quiere tener una referencia clara de cuánto es eso en términos prácticos, baste con decir que 130dB garantizan daño auditivo instantáneo, y si las matemáticas no me fallan, 165dB es más de 8 veces esa potencia, no vamos a ponernos a sacar la cuenta exacta...

www.audioperformance.com.ar