potencia... ¿que potencia?
Turquish gesticulaba ampulosamente mientras repetía :
- Necesito una potencia nueva. Hace dos semanas que escucho con la que tengo y ya me aburrí...
- Todo un récord -comentó Lucho mientras ojeaba el último ejemplar del "Manual del Marquero".
- Cierto -acotó Jorge- por lo general te duran menos que los peines.
- No te metás con mi cabeza -respondió el Turquish, levantando muy poquito la voz- y vos mas vale que no hablés de peines -remató. La pelada más célebre del barrio enarcó una ceja ante tan inaudita insolencia. "Raro, Jorge dejando una fisura en el frente", reflexioné para mis adentros .
- De todas maneras ¿No tenés 300 W ? ¿Para qué querés más potencia? -agregué, ya en voz alta.
- Si, pero si consigo una más grande mejor ¿No? . La respuesta llegó desde la puerta.
- No necesariamente... Buenas tardes. El Venerable Edu, parado en el umbral, oteaba el horizonte en busca de un cortadito.
- Vos tenés 300 W -continuó- que es lo mismo que decir que tenés un elefante. Eso no quiere decir que esté despierto o sirva para algo. Hay un montón de parámetros mas importantes que los watts a la hora de describir rendimiento acústico. Ganancia del sistema, por ejemplo, que se mide en dB e implica una relación logarítmica, eficiencia de tus transductores, etc.
- Quiere decir que si tus bafles tienen una sensibilidad de 87 dB SPL y los cambiás por unos cuya sensibilidad sea de 90 dB SPL, equivaldrá a haber cambiado tu amplificador por uno de 600 W
- Jorge muy concentrado y con el putter en la mano, intentaba alojar una Spalding Top Flite en la tapa acostada del Contact-Matic.
- Muy cierto -replicó el Venerable- pero no es lo que yo quería decir. Jorge levantó por un momento la vista en mi dirección, dándome a entender lo obvio: es imposible saber lo que le Venerable quiere decir, hasta que lo haya dicho de la manera más rebuscada.
- Lo que yo quería decir es que la dinámica de un sistema se encuentra estrechamente vinculada a la ganancia que éste tiene de punta a punta. Por lo tanto, en términos de amplificación, la relación entre entrada y salida resulta infinitamente más significativa que cualquier dato aislado sobre potencia.
- No puedo creer que seas capaz de semejante síntesis -Lucho revolvía el cajón de las válvulas en la búsqueda de alguna Gold Aero perdida.
- Cierto, resulta indignante ver como le vendieron a la gente el cuento de los watts a secas -Jorge ya estaba totalmente encaramado al argumento- Vos fijate que hay personas que gastan un montón de plata en cambiar un equipo de 100 W por uno de 120 W creyendo ganar en volumen final.
- El incremento es de 0,79 dB. Está por debajo del umbral de percepción, que es justamente 1 dB -sentenció el Venerable calculadora en mano.
- Vos y tu manía de describir el dB como el-menor-incremento-de-volumen-perceptible-por-el-oído-humano -Jorge alisaba la alfombra con el pié en el camino de la pelota.
- Lo concreto es que variaciones de nivel inferiores a 1 dB no se perciben como diferencias de volumen sino como diferencias de calidad -dije, levantando el dedo- que es lo que hace crítico el tema de los niveles relativos en el caso de los blind-tests.
- Todo esto siempre y cuando se trate de una señal compleja con una envolvente característica, y no de un tono puro. Milagrosamente, el Venerable no necesitó agregar nada más para dar por redondeado su concepto .
Se produjo un breve silencio.
- Porqué hablan siempre en difícil ? - preguntó Turquish con la mirada perdida en la sinusoide que dibujaba la pantalla del osciloscopio.
- Queríamos hacerte entender que no todo es salir y comprar watts -resumió Jorge guardando el putter- pero parece que el espacio intermolecular de tus neuronas no da para tanto. Y eso, es decir mucho.

E.C.

www.audioperformance.com.ar