Esta fue una Expo donde la mayoría de las marcas reconocidas hizo lo que se esperaba de ellos; ofrecer un sonido acorde con su estirpe, considerando las circunstancias.

Las circunstancias que afectan el resultado final de una Expo de audio suelen ser de diferente naturaleza. Desde el recinto que se pudo conseguir para efectuar demostraciones, que en éste caso incluye la acomodación al traslado de la sede a último momento de Aspen a Denver debido a que la gran cantidad de participantes implicóla necesidad de instalaciones de la escala del Gaylord Rockies Resort & Convention Center, lo que implicó infinitos ajustes de último momento, hasta acuerdos circunstanciales de siempres para el teaming de componentes, es decir, amplificadores de una marca con parlantes de otra, y cables de una tercera.

No siempre todo esto sale bien o al menos de un modo deseable. No todos ponen el mismo cuidado en la presentación final del sonido. Algunos van a hacer las cosas en serio, otros sólo a ver si hacen algún negocio. No todo el mundo se lo toma igual ni le importa lo mismo. Claro que esto no es privativo de esta Expo en particular, sucede en todos las Expos, y en todas las cosas, sospecho.

Prueba de todo esto es mi sorpresa cuando el tercer día de la Expo decidí darme una segunda vuelta por el stand de Manger/ Primare/ Feickert / Isotek / Koetsu encontrándome con un sonido dinámico, musical y equilibrado; totalmente diferente al que escuché de ese sistema el día inicial de la Expo, el día reservado a la Prensa, destaco esto porque supuestamente ese día es cuando los exhibidores ponen más esmero en las presentaciones ya se asume habrá un comentario más o menos público como resultado de esa escucha. Consultada la persona a cargo del stand sobre la diferencia de sonido me dijo, sin empacho, que podía deberse a que ese primer día el sistema estaba frio por estar recién encendido. De no haber regresado al stand dos días después para una segunda escucha, fácilmente me hubiese quedado con esa pobre primera impresión.

Comento todo esto porque estas cosas suelen pasar, no muy frecuentemente, pero pasan. Por eso me cuido mucho de dar una opinión negativa, prefiero enfocarme en las positivas. Fundamentalmente porque hace falta una tremenda cantidad de cosas funcionando al unísono para que las cosas salgan bien.

Yendo a lo escuchado en sí mismo, en términos generales y desde mi punto de vista, una gran cantidad de sistemas se inclinaron hacia el lado brillante del equilibrio ideal, especialmente los que presentaban un front-end digital. Probablemente eso se deba a que casi todos ellos implementaban ese front-end desde una notebook, corriendo diversos softwares de reproducción, conectada directamente a la entrada digital del DAC/pre/ampli, con todo lo que ello significa en detrimento de calidad de sonido; ruido digital propio de la notebook, el de la fuente switching asociada, etc.

Por ejemplo, CH Precision, una empresa con un exhaustivo dominio de la tecnología digital aplicada al sonido presentó un excelente sistema con toda su electrónica, sincronizada por “clock” centralizado de altísima precisión y de factura impecable, conectada a los muy rápidos y musicales Stenheim Speakers sonó totalmente diferente y extremadamente preciso y musical una vez que el front–end pasó de ser una notebook a ser un transporte de CD, conectado al mismo conversor y al mismo “clock” de la conexión anterior.

Los grandes sobrevivientes a esta situación tan generalizada fueron los sistemas con fron-end analógico, entre los que se destaca el stand de PS Audio logrando, a mi juicio, el mejor sonido analógico de la Expo. PS Audio presentaba sus nuevos bafles, los AN3. Con un sonido extremadamente equilibrado en todo sentido, estos debutantes implementan planares magnéticos tanto en tweeter como en midrange, los medios graves están a cargo de dos drivers en un D´Appolito “modificado”, para los graves un woofer amplificado de 12” que dispone de un tipo propietario de doble bobina pensada para un DSP (en proceso de diseño) que eliminaría la necesidad de un servo.

El mejor sonido, en términos absolutos y siempre a mi criterio, lo escuché en el stand de Nordost/VTL/YG Acoustics donde la conocida calidad de los elementos involucrados, sumada a la magia de los nuevos dispositivos magnéticos de Nordost, los increíbles QPointT Resonance Synchronizers y a la impecable y minuciosa puesta a punto del sistema por parte de Stirling Trayle, redondearon un resultado magnífico en tamaño, extensión, musicalidad y detalle.

Buen sonido se escuchó en el stand de Prana Fidelity, de la mano de Antipodes, aunque la estrella en este caso fue una Pioneer del siglo pasado, si mal no recuerdo una PD95.

Me gustó mucho lo escuchado en el stand de Parasound/ Tekton. Mucho más aún considerando su precio, muy por debajo del promedio de la Expo.

Constructiva y potencialmente maravillosos los servidores de Aurender. Audio digital muy en serio. Lamentablemente sólo podían verse, no escucharse.

Otra aproximación muy interesante al audio digital, territorio tan nuevo como alucinante, son los servidores de MusiChi con un planteo cliente servidor de características innovadoras. Nuevamente audio digital en serio, pero esta vez, y a diferencia de Aurender y de CH Precision, absolutamente artesanal.

Synergistic Research muy dinámico. Con la ayuda de un front –end analódico logra un resultado equilibrado aunque del lado brillante del espectro.

Prima Luna, Pathos Acoustics y Feliks Audio, al mejor estilo Aurender, sólo mostraron sus productos encima del mostrador, no hubo demostración.

Boulder/ Clearaudio/ Vienna Acoustics/ REL mostraron uno de los pocos sistemas integrados por diferentes marcas con una sinergia impresionante. Excelente.

Otra magnifica sinergia, esta vez de la mano de Raidho, fue la de Raidho/ Moon/ Nordost/ VPI. Un sonido pleno, claro, musical y preciso.

No se puede mencionar Raidho sin mencionar Borresen, que en mi criterio ha realizado un milagro. El extraordinario bookshelf B-01 de la marca, de más de US$ 30.000 dependiendo de terminaciones, parece haber tenido un hermano menor, aún en prototipo, que debuta a menos de la mitad del precio de su hermano mayor.

No diré que suenan igual, no. Pero aquí aquello de “costo creciente, rendimiento decreciente”, que afecta a las cosas cuando van en pos de la calidad absoluta, parece cumplirse en este caso con un excelente resultado, inclinando la balanza en beneficio del comprador de menores recursos. Muy interesantes estos nuevísimos Z-01.

Excelentes, muy disfrutables y prueba viviente de que cintas de alta calidad y conos, pueden coexistir cuando son tratados como es debido.

Moon Audio demostró ser un socio interesante, lo escuché en otro stand repetir una excelente performance en conjunción con B&W 800D3.

Pero tampoco se puede hablar de sonido interesante sin mencionar la dupla Vinnie Rossi / Innuos conectada a un par de QLN que estuvieron muy a la altura del compromiso. Excelente conjunto de los pocos con el acento puesto más en la musicalidad que en la precisión.

Claro que si de musicalidad y precisión vamos a hablar, Nola, con su Concert Grand Reference Gold canta un “presente” tan clarito y contundente que contrasta con la increíble sencillez de su diseñador, Carl Marchisotto. Pero los Concert Grand Reference Gold no son los exclusivos responsables del maravilloso sonido de este stand. VAC aporta un DAC MkII, un Master Line Stage Preamplifier y un Statement 450S iQ Amplifier. El conjunto se lleva maravillosamente bien. Es de notar que toda la electrónica de VAC involucrada no alcanza a sumar siquiera a la mitad del precio de los Concert Grand Reference Gold.

Un concepto aparte merecen unos perfectos desconocidos. Casi perdidos en el stand de Computer Audio Design, los Boenicke W8 SE no sobresalen del conjunto ni siquiera por su tamaño, pero son fantásticos, de una musicalidad asombrosa.

En el terreno de los planares, me gustó mucho mucho el producto de Sanders Sound Systems. Parte de la calidad de su sonido se debe probablemente a que producen la cadena de sonido de punta a punta aunque, claro, hay quienes hacen exactamente lo mismo, y simplemente no lo hacen bien. El resultado, el sonido del Model 10 Electrostatic Loudspeaker es de lo mejor que he escuchado en su tipo.






Ayre Acoustics / Auralic/ Dali, otra combinación excelente, muy articulada, mucho detalle, aunque levemente inclinado hacia el lado brillante del equilibrio.






Vitus Audio/ Audio Solutions Virtuoso M impresionante sonido con un open reel “de carrera”.






Endow Audio presentó un muy curioso frankestein que, pese a ser un concepto interesante, a mi criterio todavía no tiene un sonido que alcance a justificar su aspecto.

Chord en mesa de demo propia o compartida exhibió calidad constructiva y de sonido en toda la línea. Pese a tomar señal directamente de una notebook por USB, los conversores y M-scalers, en asociación con auriculares Audeze, entregaron sonido de una calidad increíble. Quedó claro que las aguas se dividen en el Hugo. Hasta el Hugo la calidad de sonido es excelente. Del Hugo 2 en adelante es extraordinaria.





En suma, una Expo interesante, despareja si se quiere, pero en esos altibajos reside parte del encanto y la sorpresa de lo nuevo.

Me dejó con la agradable impresión de que está naciendo un nuevo “audio digital”, o como me gusta llamarlo: Soporte Líquido Local, hijo o ya quizá nieto, de aquel primer intento que consistía en un simple cable saliendo de una PC.

Se ha recorrido mucho camino en este tema y me alegra descubrir que, localmente y en el remoto lugar en que vivimos, estamos en el grupo de vanguardia del asunto.

E.C.

www.audioperformance.com.ar