No todo lo que se llama igual, es igual...

Así como en su momento publique una nota en la que decía que no todo Roon es Roon, vale la pena aclarar, a la luz de los comentarios recientes al respecto, que no todo Volumio es Volumio.

Siguiendo aquel principio filosófico de que no hay máquina de lo suficientemente perfecta como para no ser mal utilizada por una persona que no la conoce, también es cierto que no hay dispositivo lo suficientemente perfecto como para no ser mal implementado por falta de conocimiento.

Se sabe que Volumio corre sobre varios operativos, pero su mejor opción es sobre Raspberry Pi ya que, además de las ventajas inherentes al hardware, su implementación en el que el software se encuentra integrado en el operativo tiene ventajas. El mismo tipo de ventajas de integración que tiene Roon R.O.C.K sobre las versiones de Roon que corren sobre Linux, Mac o Windows.

El problema es que hay 1000 modos de implementar RPi y 1000 dispositivos que asociables al RPi para manejar la señal que proviene de él.

Todo esto empezó para mí a principios de 2018 cuando visité a Susan, una amiga mía que es bastante experta en automatismos de diversa índole. Susan viene automatizando su casa con eficiencia y tenacidad y de un modo absolutamente autodidacta desde hace años. Al momento ha automatizado infinitos dispositivos y luces en su casa por medio de Google Home y Raspberry Pi, también ha automatizado su inmensa colección de series y películas por medio de Kodi.

Estábamos repasando las opciones de Kodi, muy lejos del mundo del audio. Sucede que soy usuario de Plex para lo relacionado con video. Tengo instalado pun Plex Server en mi PC principal que se conecta por WiFi con el televisor (no hacen falta más detalles, esto es acerca del audio, no del video) Por todo esto me interesaba particularmente comparar ventajas y desventajas de Kodi contra Plex. Por supuesto, en algún momento el audiófilo se hizo presente y le pregunté si reproducía FLAC. La respuesta fue, sí, pero hay que cargarle los codecs, aunque es probable que en la versión actual ya vengan incorporados. El detalle me pareció interesante porque es el mismo requisito que tiene la implementación del Roon R.O.C.K.

Con esa idea en la cabeza me fui a casa y empecé a averiguar qué otro software corría sobre RPi que valiese la pena conocer. Siempre es interesante conocer alternativas de bajo precio que suenen bien. Además de Kodi, encontré cuatro que me llamaron la atención, Moode, PiMusic Box, RuneAudio y Volumio.

Arreglamos con Susan montar varios de ellos en tarjetas SD para hacer una comparación. Esas comparaciones fueron varias, en casa, a lo largo de meses y el oído de Fernando Terencio fue de la partida. Finalmente concluimos que si bien ninguno de ellos estaba a la altura de Roon, había dos que eran una interesante alternativa por lo bien que sonaban comparados con los demás, lo sencillo y económico de su implementación y su muy interesante interfaz. El Rune y el Volumio. Desgraciadamente el Rune estaba en Beta (ver. 0.3) en aquel momento, y parece que esa sigue siendo la situación actual, motivo por el cual el Volumio emergió como claro vencedor, por ser un producto terminado y por tener un sonido marginalmente superior al que presentaba el Rune.

En el transcurso de todas estas pruebas, y durante alguna de las largas charlas telefónicas que solemos mantener con Jorge Peralta surgió la mención a estas pruebas. En ese momento ambos teníamos la percepción de que el paso siguiente de su sistema era remplazar su front end basado en Windows por algo más adecuado para reproducir sonido de alta calidad. Lo que frenaba la cosa era que Jorge, por motivos filosóficos, no quería involucrarse con Roon. Sostiene que pagar altos precios por un software de reproducción le quita lo divertido a este juego. Respetable punto de vista si los hay. Por eso al mencionar la existencia de una tercera alternativa, su pregunta fue directa, como siempre que se le dispara la curiosidad, <<Cual de todos es el mejor?>>. La respuesta fue igualmente directa, <<Volumio>>.

Los acontecimientos se precipitaron. En una visita subsiguiente de Susan llevó a lo de Jorge su RPi, con su correspondiente HAT (Hardware Attached on Top) con Volumio instalado, y lo probaron en su sistema. La conclusión fue la misma. <<Muy muy interesante, tiene cosas sobresalientes, pero no alcanza>>. Esto era grave, porque no alcanzaba para ganarle a un Clementine corriendo bajo Windows, de igual modo que no había tenido chance frente a Roon.

La cosa podría haber terminado ahí pero Jorge, que había tenido la clara sensación de que “es por acá”, estaba dispuesto a dar los pasos que fuesen necesarios para que la opción no fuese solamente JRiver/Foobar/Clementine, o Roon. Se puso a buscar lo mejor de ambos mundos.

Probó varios HATs, varios sistemas de alimentación con diferentes fuentes y finalmente arribó a esa pequeña maravilla conocida hoy coloquialmente como “El Sanguchito” que consiste en un RPi conectado por i2S a un conversor en cuyo hardware Jorge metió los dedos con interesante talento. El resultado, sonido excelente a un precio económico.

Del mismo modo que instalar Roon en la PC hogareña, corriendo sobre Windows (con todo el ruido y los problemas que Windows significa en términos de sonido) no se acerca ni un poquito a lo que Roon puede dar; del mismo modo, instalar un Volumio sobre un RPi “tal como viene del tarro” y ponerse a escuchar no da siquiera una somera idea de lo que Volumio tiene para dar.

Todo esto me referido a Volumio implementado sobre RPi y un HAT muy especial.

Hago la salvedad anterior porque RPi, en sí mismo, merece un capítulo aparte. Porque RPi es mucho más que “una computadorita”. En justicia, y desde el punto de vista del audio (tiene infinitos usos industriales), debería decirse que “Raspberry Pi es la mínima unidad de procesamiento implementable para reproducir sonido”, ya sea como stand-alone, implementando Volumio o cualquier otro player de elección, o como end-point de Roon. Esto es tan así que excelentes dispositivos como el Audio Alchemy DMP-1 (€2299, street price) utilizan un RPi para procesamiento y también lo usa el end-point que utilizo en la actualidad, un Pro-Ject StreamBox S2 Ultra, que implementa un RPi en su versión industrial CM3 con conexión de borde.

En suma, ampliando mi declaración inicial, y si se me permite la salvedad, no todo Roon es Roon, no todo Volumio es Volumio, y no todo Raspberry Pi es Raspberry Pi.

E.C.

www.audioperformance.com.ar