canal, central,canal...
- Que calor! Deben estar haciendo como 100 grados (Fahrenheit) . Dijo Larry mientras caminábamos hacia la boca del subte.
- No se, pero ya sea aquí o en Buenos Aires, esto es más de lo que puedo soportar. Respondí.
- No te preocupes - acotó Eduardo- acá los subtes tienen aire acondicionado y una vez que lleguemos , todo será ...20 grados (esta vez Celsius).
Ya instalados en una de las salas de demostración más modernas de New York, el gerente nos cuenta que no podremos escuchar los Infinity Epsilon -su cross-over electrónico no funcionaba- por lo que en su lugar un consultor en High End Home Theater nos hará una "demo" de un "super sistema"
Una vez que nos mudamos de sala y volvimos a acomodarnos en nuestros respectivos sillones, le pegamos un vistazo al equipo. Era impresionante. El front end estaba a cargo de un reproductor RUNCO modelo LJR, el decodificador era el nuevo MERIDIAN . Un duplicador de líneas de Yves Faroudja alimentaba a un espectacular RUNCO CP 750, que proyectaba su luz sobre una pantalla STEWART -afamada empresa que ofrece pantallas con diferentes valores de ganancia lumínica, según sea el tipo de proyector utilizado- de 2mts. x 1,5mts. Infatigables y con un increíble resultado, los M1 de AR tenían a su cargo los canales posteriores. Un MUSE 18 -algo así como "la madre de los sub-woofers"- le daba el soporte gravitacional al sistema, que remataba en un impecable par de PROAC Response 3.5.
Quedamos en total obscuridad y desfilaron por la pantalla las clásicas escenas de "El Fugitivo", "Terminator II" y "Batman"... Pasaron dos horas -algo así como un café y cuatro gaseosas- ya no nos acordábamos del calor ni de los Infinity.
Esa experiencia de Home Theater era algo así como AQUI y AHORA. La imagen y el sonido eran una sola cosa. Solo comparable, en mi memoria, al super despliegue de Mc INTOSH en el Stereophile Show de Miami (1994). De pronto surge una pregunta desde el fondo de "mi técnico".
- El canal central..! Le dije a Eduardo al ritmo de un codazo.
- Si, que pasa? me respondió
- Donde está?
- Debe estar detrás de la pantalla. Le miré la cara; estaba especulando.
- No cabe, detrás de la pantalla hay pared.
- Deben ser "in wall" speakers...Seguía especulando.
- Si, eso es: "in wall" speakers.
- ... a este equipo lo puse a punto en una tarde, pero con cuatro ayudantes. Estaba diciendo nuestro anfitrión. En ese momento pregunté, como al boleo, si era fácil instalar el canal central detrás de la pantalla sin afectar el equilibrio tonal.
La respuesta fue sorprendente.
- No hay canal central
- Como!?- Larry, Eduardo y yo a coro.
Con la humildad que identifica a los expertos, nos explicó más o menos lo siguiente: "Podemos poner apunto un sistema de Hi End al extremo de poder determinar con absoluta precisión el ancho y la profundidad del escenario musical. En éste sistema podemos percibir cada detalle de una opera u obra sinfónica, pudiendo dar justa ubicación a cada músico o a cada instrumento. También podemos agregar a este equipo, con mucho cuidado, un televisor; o lo que es mejor, una menos voluminosa pantalla. Con el mismo cuidado, podemos sumar en la sala la información correspondiente a los canales posteriores -respetando el nivel preciso y la calidad preexistente. Suponiendo que nuestros parlantes no sean "full-range", podemos agregar un sub-woofer. Que necesidad entonces de un canal central? Solo hemos agregado cosas que completan el equipo original, que ya tenía un sound stage y un foco excelentes.
Por el contrario, como ponerlo sin afectar la corrección tonal de nuestros parlantes principales o sin deformar el sound stage logrado? No olvidemos que los "canales centrales" suelen ser pequeños baffles, y por lo general no son de excelente calidad. Tengamos en cuenta que muchas veces un par de centímetros hacen la diferencia entre un sound stage coherente y uno que no lo es. Por lo tanto debemos ser muy cuidadosos al intercalar un objeto en un lugar tan crítico y además asegurarnos de que su aporte no desmerezca al resto del sistema".
Ya en la calle.
- Que calor!
- Si, mucho.
- ...
- Te acordás del Home Theater de CELLO ? Tampoco tenía canal central; comentó Eduardo como quien mastica una idea.
- Tenés razón, pero el de Mc INTOSH si, y sonaba brutal! Le contesté.
- Señores, PROBAR es la consigna...y lo que hace divertido a todo ésto. Sentenció Larry mientras revoleaba al aire una moneda para decidir si nos íbamos a casa o nos quedábamos a comer en Manhattan.
El sol estaba bajando y -por suerte- el calor también. Me quedé pensando. Creo que el canal central es un recurso muy útil e importante, pero solo si es necesario.
En el sistema de hoy, el canal central salía sobrando. En el de Mc Intosh, no.

J.P.

www.audioperformance.com.ar